28 octubre, 2020
cuidarte es cuidarnos
Con la misma boca que todo, dice también decente

Con la misma boca que todo, dice también decente

No puedo usar su habla para decir todo esto.

Usted la ahuecó y la dejó sin panza.”

“La culeada”, cuento de Humberto Bas

 

Usted ya siempre habla que en cualquier momento, que aguante, que no se me nota y que si es por el Nikito no hay de qué preocuparse, que lo deja en lo su mamá en mientras cuando una está trabajando, usted porque no lo parió, por eso no lo quiere, o lo quiere a su manera como usted yo supe que habla por ahí, ni sabe lo que le costó a una, como no sabe tampoco lo que es andar así nomás apenas como usted dice que ni se nota, a parte que una no confía lo bastante en la mamá suya que digamos, o no confía nada mejor dicho, aunque a usted no le guste que le diga estas cosas porque las cosas son así, son de una manera y no de dos, y usted bien que lo sabe pero se hace el que no porque como me siempre anda diciendo la mamá suya también no todo es tan así, –no todo es tan así, nena-, dice, nena dice y puta dice después, con la misma boca, –no todo es tan así-, qué no va a ser… una porque es educada y no se le enfrenta como le merece, más que sí se nota y siempre hay alguno que pregunta también, y da como vergüenza eso sabe? menos mal que una ya ni se acuerda de la madre propia que siempre no conoció.

Es la mamá suya que a usted le tocó la que le hizo el mal, el diablo en los ojos tiene cuando mira como hielo como esos perros medio lobos, por ella es cuando se pone así que golpea usted, cuando algo no le sale como quiere, como a veces en la camioneta o cuando tiene que ir a arreglar con los otros mugrientos y una  hacerles todito como si fuera que pagaran, todo para andar después sin que la jodan, pero como eso a usted no le gusta entonces viene y faja, y una no tiene nada que ver, aparte que la mamá de usted también va y habla con ellos, como la vez que miraba con los ojos así cuando la tenían guardada a una y venían con botellas y filmando con los teléfonos, todo filman esos mugrientos, y su mamá metiendo la nariz ahí también, como para confiar una en esa señora, que ni sabe lo que es parir bien tampoco, por eso a una le sale de adentro cuando usted faja que es un malparido.

Ella es la que le hizo lo malo a usted, que también le sale el diablo por los ojos cuando se pone así que golpea y tira al suelo para montarse y fajar hasta que duela, como si una fuera no sé qué, pero usted es bueno por más que todo, es bueno porque una vio eso cuando eso pasó, lo que la madre suya le hizo adelante de los otros, y usted nada más se mordía la boca con la cabeza metida en la pileta de porlan, cómo le abría las patas a puntazos mientras una miraba desde adentro toda golpeada que estaba también sin saber cuántos pasaban porque sí nomás, por puta decían, por puta, y se reían y una tratando que no peguen en la panza.

Creo que ahí fue cuando una supo que no era tan malo usted, que le quería y que a su manera también la quería a una, porque le preguntaban por la plata, –la plata y la putita esa tuya- le decían, –la plata y la putita esa tuya- repetía su mamá también, y usted nada, aguantaba nomás, porque es hombre y puede, pero una no, una no sabe ya lo que es y ni siquiera  se entera cuando duele porque duele en otra parte, en el Nikito con la Señora como le dicen esos mugrientos, en mientras acá afuera el frío le entra a una por la panza que según usted ni se nota, para que aguante nomás lo dice, no se va a notar no, –hasta que consiga otra masomenos decente- mire usted, con la misma boca que todo, dice también decente, por eso de cuando habla de esa manera es que una entiende que es por la mamá suya que lo parió mal que usted salió así, que de eso no tiene ninguna culpa.

 

Hernán Lasque

 Nos seguimos cuidando
Free WordPress Themes - Download High-quality Templates